Consecuencias de la Desnutrición

Cuando una persona se encuentra desnutrida, empieza a desgastarse porque pierde los nutrientes a gran velocidad debido a que no ingiere la cantidad de alimentos necesarios para poder realizar las actividades diarias y existe un desgaste físico excesivo. La persona gasta más energía, sea esta a partir de la glucosa, las vitaminas, las proteínas o las calorías, en mayor cantidad de lo que está ingiriendo diariamente basados en una dieta estandarizada. El cuerpo no es capaz de almacenar los nutrientes para el correcto funcionamiento, no solo en las actividades físicas externas, sino también en sus funciones fisiológicas, es decir que también empezarán a fallar los sistemas, los órganos, los tejidos y las células que poco a poco también dejan de funcionar adecuadamente debido a la carencia de alimentación apropiada.

El metabolismo de una persona, cuando funciona normalmente, produce energía para proporcionar al cuerpo a través de los alimentos que se ingiere en cantidades normales para que las funciones vitales tengan niveles adecuados y en la mayoría de los casos el metabolismo de una persona funciona a partir de la ingesta de alimentos y de la digestión de los mismos por el sistema digestivo que se encargará de absorber los nutrientes necesarios para la vida y destinarlos hacia los diferentes partes del cuerpo en forma de energía que sacará a partir de las proteínas, vitaminas y demás sustancias contenidas en los alimentos a través de los procesos digestivos. Sin embargo cuando la desnutrición pasa a ser un problema para una persona o un grupo de personas, las consecuencias podrían ser devastadoras si no se soluciona a tiempo este problema de orden mundial.

Consecuencias de la Desnutrición

Las consecuencias de la desnutrición no son iguales para todos los casos pues presentan diferente sintomatología, pero lo primero en afectar, una vez que se han presentado los síntomas comunes como es la pérdida de peso y el agotamiento, entre otros, el paciente puede presentar problemas gastrointestinales, si es que no los tenía antes de la presencia de la desnutrición. Los intestinos pierden su capacidad de absorción de los nutrientes pues las paredes empiezan a adelgazar y por lo tanto también son más susceptibles a infecciones, y enfermedades relacionadas, porque también las vellosidades de los intestinos se pierden hasta el punto de desaparecer casi por completo. La digestión empieza a ser menos efectiva porque se segrega menos sustancias digestivas y enzimas que ayudan a la absorción de alimentos haciendo que la recuperación sea más difícil.

Un síntoma visible de la desnutrición es la pérdida de masa muscular que se evidencia por una languidez en el tono muscular y el grosor de las extremidades de la persona desnutrida, pero esta afección no solo tiene alcances externos, sino que también se ven afectados músculos internos, tomando especial atención en el corazón cuya pérdida de fuerza y tono, tiene una gran repercusión en la función cardiovascular, haciendo del afectado más propenso a los problemas cardíacos.

Por otro lado, también debilita a los órganos y sus funciones, pues la energía del organismo no alcanza a cubrir la cuota para que las funciones corporales se desarrollen a un nivel tan siquiera mínimo para funcionar. Este es el caso del hígado, el páncreas y los riñones. A nivel del hígado la consecuencia principal es la vulnerabilidad hacia las sustancias tóxicas contenidas en algunos alimentos que podrían complicar la desnutrición por el cuidado en la ingesta de ciertas comidas. En el páncreas lo que sucede es que ya no produce las enzimas ni las hormonas necesarias para el desarrollo o para la absorción de la glucosa, grasas u otros nutrientes. Mientras que los riñones empezarán a acumular las sustancias tóxicas que normalmente se eliminan mediante la orina. Otros sistemas también se ven afectados por la desnutrición como el sistema respiratorio, el sistema nervioso con sus respectivas funciones cerebrales, y el sistema inmune que es el más grave porque pone en riesgo la vida del paciente ante un contagio simple.

En el caso de los niños, las consecuencias se evidencian en su desarrollo, pues el crecimiento del infante depende de su alimentación, ya sea a partir de alimentos sólidos si es mayor de un año, como de la leche materna si es menor. Y más aún si el niño está en estado de gestación dentro del vientre de la madre, pues es aquí cuando empezará a desarrollar enfermedades si no se toma medidas inmediatas ante un cuadro de desnutrición fetal. La nutrición en los niños es muy grave porque depende la adecuada relación de peso y talla, así como las funciones mentales y a mediano y largo plazo, la adecuada función en el aprendizaje.

Crédito de la imagen Consecuencias de la Desnutrición